jueves, 7 de febrero de 2013

El pull and bear I

El pull and bear... aquella etapa en la que llamaba a los hombres según la ropa que llevaba a las citas. Cuando acabas dentro de una espiral de primeras citas horrorosas con tipos peculiares a los que probablemente no vuelvas a ver sin acabar odiando a la especie, quedar con chicos se vuelve básicamente una necesidad textil. Quedas para estrenar la ropa nueva. Esos trapitos monos de los que cuelga la etiqueta en el armario a la espera de planes apasionantes y citas fantásticas que nunca tienen lugar salvo en la imaginación en el probador de la tienda. El ambientador en ellas debe ser alucinógeno.  

Así que uno era "el de la falda de cuero roja", otro "el del corpiño azul"... y hasta podía categorizarlos por marcas: "Los Blanco no saben dónde está el clítoris" o "Los Bershka son unos salidos", etc.

Y así llegamos a "Jose el pull and bear": falda frambuesa talla 36 con abotonadura en la cintura. Ese era él: 98 % algodón 2% elastano. "El algodón no engaña" decía un anuncio. Qué gran mentira: Jose el pull and bear me puso dos cuernos como dos banderas. Puto elastano.























No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si vas a comentar... no seas cabrón o cabrona que te echo al saco y te hago una historia:P